¿Por qué no tomamos fotografías en el cine?

20120812-192133.jpg
Foto: William Galindo

 

En la última línea de un artículo de Inti Acevedo, encontré la frase que adapté para el título de este post.

En mi recorrido como fotógrafo, este el 2012 ha sido el año en el que menor cantidad de fotos he tomado, y mayor número de satisfacciones he obtenido. En menor grado gracias a las nuevas técnicas implementadas, o a las viejas técnicas optimizadas de manejo de cámara, composición y lab digital; en mayor grado, gracias a la búsqueda paciente, esmerada y consciente de las condiciones de luz que expresan mis propias condiciones de claridad interior.

El ejercicio que ha hecho posible estos logros fotográficos ha sido mi participación como instructor en el Club de Fotografía de 7fotografos. Imposible me resulta cuantificar el valor de los aportes de los novatos en la fotografía, quienes con su mirada libre de reglas, técnicas y mecanismos, abordan la Vida con espontánea naturalidad, necesidades e ideas novedosas que configuran una serie de coordenadas frescas para direccionar nuestras lentes.

También es fuente de motivación y aprendizaje, la obra en permanente desarrollo de entusiastas fotógrafos como Cristhian Gaviria, Marek Grote, Mac Paula Tacher, que no tan solo buscan sino que descubren el sentido de sus miradas con cada idea plasmada en imagen. Y el permanente apoyo e inspiración de fraternales colegas como Luis Ponce, Eric Bauer que con su ejemplo invitan a descubrir y redescubrir la vida en cada clic.

He citado a tan solo algunos de mis fotógrafos preferidos con estilos distintos, enfoques diversos pero reunidos por un mismo hilo conductor: Amor por la Vida, creatividad e ingenio y dedicación, expresados en una actitud de atención y disfrute de la cotidianidad; además de reflexión en torno a lo que ocurre a su alrededor…

 

fotos_cine_3

Algo parecido pasa cuando estamos en cine: desconectamos nuestra mente de la rutina que nos espera a la salida del multiplex, y centramos todos nuestros sentidos en la representación, interpretación o ficción de la vida que se dibuja a 24 fotos por segundo en la blanca bidimensionalidad frente a nuestros ojos. Tan absortos estamos en lo que presenciamos, que no sabemos en que momento desaparecieron las crispetas, nos molesta la conversación de la pareja de al lado o el celular que suena a la distancia. Pero más allá de los estímulos que reclaman nuestra atención, seguimos atentos al desenlace, sintiendo intensamente los momentos cúlmen, experimentando sensaciones, atesorando ideas, encuadres, situaciones.

Confieso que durante la película uso mi móvil para “tomar nota” de tal o cual idea, encuadre, iluminación… pero salvo estas “practicidades”, no es usual tomar fotos en el cine aunque técnicamente sea sencillo.

¿Por qué no tomamos fotos en el cine?
Porque probablemente nos gusta disfrutar de la riqueza intelectual, musical, escénica, cromática, fotográfica, cinematográfica, emotiva, argumentativa, etc., concentrándonos por completo en lo que ocurre para nosotros. Nos gusta contemplar, participar intelectual y emocionalmente, opinar, reflexionar, contribuir; nos gusta deleitarnos con la Vida, así seamos conscientes de la simulación. Nos deleita comprender lo que ocurre frente a nuestros ojos, y como fotógrafos, congelar de tal o cual manera el instante que expresará nuestra visión del mundo, las cosas, la Vida.

¿Qué tal si… exploramos la cotidianidad como si fuera una película, nosotros los espectadores, y nuestras miras orientadas a aportar positivamente a esa cotidianidad?

A mí me ha funcionado.

CA

5 thoughts on “¿Por qué no tomamos fotografías en el cine?

  1. Alejandro, tu trabajo habla por si solo; la serie en proceso de fotografías logradas en Boyacá se ve muy bien, que bueno sería poder integrar las fotos del instagram a tu blog, hay muy buen material.

  2. Sigamos viviendo la vida y nuestra cotidianidad, con nuestra mejor mirada, con nuestra profundidad de ser, de estar, de disfrutar cada situación, cada instante, cada rayo de sol, o cada gota de lluvia, y atesorémosla en nuestra memoria como una bella imagen para compartir! Sigamos aprendiendo de nuestros instructores y sigamos aprendiendo desde nuestra intuición. Gracias amor por todo lo que generosamente has compartido con todos tus grandes y pequeños aprendices en 7F. Gracias Christian, William, Juan por ser apoyo de instrucción en este proceso. Sigamos compartiendo cada clase a los que somos convocados! Y que sigan llegando todos los que están por venir!

  3. Que buena publicacion Carlos, y es muy cierto que aprendemos mucho cuando vemos la interpretación fotográfica de cada uno de quienes hemos pasado por la escuela. Muchas Gracias por incluir una de mis fotografias como parte de tu relato, me siento muy feliz de poder aportar a este valioso grupo. Un abrazo.

Comments are closed.