Ancestral, mágica, inspiradora, serena, son atributos que hablan de de mi percepción de una ciudad imposible de definir con palabras; para mí, Cartagena de Indias es una experiencia que quiero compartir con Usted que ahora me lee, y para ello vamos a ambientar esta crónica con esta banda sonora.

Con Jenny Guzmán empacamos nuestra maleta de viajes cortos y ligeros, entusiasmados con la idea de cambiar de clima y disfrutar de un plan sin planes ni horarios.

Imagen

Como es costumbre, en esta ocasión no viajamos solos, pues cabe destacar el permanente acompañamiento de especiales camaradas: nuestro amigo fotógrafo Alejandro Restrepo puso a disposición su nutrido equipo fotográfico, del cual tomé un 10-20mm y un extraño ejemplar de trípode-perchero italiano. Y nuestro asesor de viajes de placer, el fotógrafo Camilo Ballén, se esmeró por recomendarnos los mejores planes en la Heróica.

DÍA 1

Muy tranquilo el vuelo por Avianca, con el mismo buen servicio que cabe esperar en clase turista.

Imagen

El hotel lo conseguimos en una promoción de groupon, que al fin y al cabo no fue promoción, pero poco nos importó porque el primer lugar a visitar estaba tan solo a media cuadra: Café Havana

Imagen

Estimado lector, antes de seguir leyendo, vaya al minuto 1:27 del video antes sugerido, para que pueda vivir la sensación de estar en ese lugar después de las 11:45pm.

Imagen

El ambiente es sencillo: retratos a blanco y negro de personalidades de la música llenan las altas paredes del Havana Café. De tan solo estar allí, me sentí feliz y comprendí que la afirmación “es el mejor lugar de Colombia” proferida por el filósofo Álvaro Bolívar no fue exageración. Por supuesto, el mojito fue protagonista de la noche.

Imagen

De La Orquesta La Tribu destaco su maravilloso porte escénico y su indiscutible sabor caribe, además de la energía y sabor cada uno de los músicos.

Imagen
DÍA 2

En la mañana disfrutamos disfrutamos perdiéndonos en el Centro Amurallado sin meta alguna, hasta que buscando al azar un restaurante para almorzar nos cautivó la auténtica buena atención del que resultó ser un excelente punto para disfrutar de las mejores recetas de comida de mar: Donde Socorro. Cuando me ofrecieron una “limonada de coco” no pude menos que confirmar la seriedad del asunto, y con una sonrisa de satisfacción, descubrí la delicia de dicha bebida.

Además del grato recuerdo, quedó una foto de los platos vacíos en el instagram de Jenny.

Cartagena de Indias en bici

La tarde es de playa, y para cumplir con la consigna de “a la playa se llega en bicicleta” alquilamos dos bicicletas con canasta en Ciclosport. Fue grato encontrar un amable servicio por parte de Jader Pérez.

Pedalear a 2 Km/h hacia Bocagrande por la Av. Santander es una delicia, bajo el sol de la tarde, sin apuros y positivamente admirados por el civismo de los conductores cartageneros; hace muchos años no presenciaba que los carros se detuvieran para dar paso a los peatones; son muestras de la valoración que los cartageneros le dan al turismo.

En la canasta de la bici instalé el trípode de Alejandro con la video cámara, pues a falta de una goPro buena es la recursividad.

Ya deshidratados de tanto pedalear, una cerveza para Jenny y un agua de coco para mí (con coco incluído, ver foto) refrescaron el esfuerzo invertido en la travesía, mientras descansamos en la sombra (nótese el perchero) a contemplar el horizonte marino en el cual pronto nos sumergiríamos hasta el final de la tarde.

Imagen
Al caer la noche, mientras Jenny hacía compras, estrené el 10-22mm y el trípode de Alejandro en la Torre del Reloj.
Imagen
Encuadré esperando que algo sucediera, hasta que al fin una niña y “fotógrafo desconocido” hicieron aparición, humanizando la escena.
Imagen
Ya con el apoyo de Jenny, encuadré la siguiente escena, con el speedlite estratégicamente direccionado, y vaya sorpresa al revisar la toma y encontrar la gigantesca sombra del ciclista proyectada en la pared. Hoyo en uno!
Imagen
Cena al aire libre.
Una de las experiencias que me agrada vivir en tierra caliente, es cenar al aire libre, sentir la brisa acompañando la velada. La consulta a nuestro oráculo de viajes (Camilo) muy acertadamente nos guió hacia Pizza en el Parque: allí nos atendió la risueña versión caribe de “La Joven de la Perla” de Vermeer.
Imagen
Recordé mucho la anécdota de nuestro también muy querido amigo fotógrafo Rafael Rincón quien recordó que era fotógrafo además de padre y esposo, el último día de su estancia en Cartagena, lo cual no le impidió lograr muy buenas tomas, pues al que madruga…
Imagen
DÍA 3
Y efectivamente madrugamos a saludar a la India Catalina; buena cosa, pues el sol estuvo en el ángulo exacto justamente cuando comenzamos a disparar.
Imagen
En la tarea de encontrar un lugar para desayunar, recorrimos el centro amurallado por tercera vez. Encontré esta arcada que de inmediato me recordó de nuestras prácticas con 7fotografos.
Imagen
Como indica la tradición, conseguimos la piedra para la “colección de piedras del mundo” de nuestro colega Rafael Sanz, tomada del Castillo San Felipe. Que la arqueología excuse de este saqueo histórico, ante lo cual solo puedo asegurar que dicha piedrecita ha quedado en buenas manos.
Imagen
Del castillo… Bueno, el mismo de siempre; lo recorrimos sin guía, jugando a perdernos en sus laberintos con salida, intentando escuchar los sonidos del pasado.
Imagen
Quizá el pasado que Bernardo Angulo restaura en su mente a través de la lectura, pacientemente, todos los días del año en su tienda de artesanías, espantando el calor con su “abanico” de más de 30 años, pero que funciona como si estuviera recién desempacado.
ImagenImagen
Último atardecer
De nuevo a la playa en bici, esta vez solo con el 50mm y el sombrero-trípode que llevamos al Desierto de la Tatacoa en mayo 2012.
De nuevo en bici, de camino a la playa de Blas el Teso (gracias Cami) llamó nuestra atención el grupo de pescadores que recogían las redes, labor realizada al ritmo del atardecer que ya se anunciaba con sus dorados resplandores.
Imagen
Una vez en nuestro destino, el atardecer nos encontró sumergidos, pescando conchas…
ImagenImagen
Despedida
Otra vez recorrimos sin rumbo el centro histórico, en bici y de noche. Me olvidé de todo, hasta de tomar fotos.
Cartagena de Indias nos dio la despedida en sus murallas, en el Café del Mar, en donde nos deleitamos con una picada de frutos del mar, buena cerveza, música y brisa marina cargada de nocturna vitalidad..
Imagen
El 90% de las fotos de la jornada en la Heróica las hice con un 50mm f1.8 y las edité en Luminance para iPad.
La amabilidad auténtica y serena de los cartageneros, la tranquilidad en el ambiente, el buen mantenimiento a la ciudad, la valoración al turista entre otros, hicieron de esta una experiencia que repetiría gustoso.
CA
“Por algún misterioso motivo que prefiero conservar en el misterio, el mar hace que mi conciencia se sienta impulsada a navegar en sus orígenes…”

“No sé por qué no hay mujeres que se llamen “Cartagena”, excepto en alguna novela producto de mi imaginación.”

16 thoughts on “Crónica: fotografiando en Cartagena de Indias

  1. Gracias por hacernos parte de tan delicioso recorrido por, para mi, la ciudad de ensueño. Me agrada haber sido parte del paseo a través del 10-20mm y del trípode-perchero. Cartagena siempre nos recibirá con los brazos abiertos a quienes la queremos y admiramos con nuestros ojos y nuestras cámaras. Algún día cuando este viviendo nuevamente allí serán más que bienvenidos… Un abrazo a los 2. Y como dice Magally, es un montón agua para admirar…

  2. Disfruto siempre de estos bellos espacios contigo, las aventuras, la mirada fotografica que conserva el instante en el tiempo: la mirada, el gesto, la caricia, la palabra, y por supuesto el silencio; en medio de las formas, los colores, las texturas, la luz y la sombra. Bienvenidas las aventuras contigo! Y la próxima en…

  3. Excelente!! Muy inspirador.. la foto de la india catalina está absolutamente hermosa (sin decir que las demás no lo estén) felicitaciones y abrazos!!

  4. excelentes tomas y muy acertados comentarios ,personas como ustedes hacen que mi trabajo sea cada dia mejor y mas agradable..regresen pronto

  5. La cronica se hace completa con las fotografias que cuentan mas de lo que las palabras dicen. Gracias por compartir lo que vieron y sintieron.

Comments are closed.