El Amazonas aún guarda muchos tesoros… afortunadamente muchos permanecen al margen de los intereses de la sociedad moderna, en este caso restringiéndose a la visita de quienes buscan alternativas saludables para el entorno, patrimonio y cultura, practicando el turismo comunitario. Los ancestros quechuas y aymaras seguramente estarán complacidos porque su legado permanece.

De nuestro breve paso por este silencioso y tranquilo pueblo, me queda una percepción: sus gentes son laboriosas, labran la tierra y tejen la lana; los niños juegan en las calles y asomarse por la ventana es un placer.

Iglesia Principal

Si bien el título de este post anuncia una secuencia de retratos, es interesante conocer lo que la tradición cuenta acerca de la construcción de la torre de la iglesia principal: un oso de anteojos enamora con sus danzas a una lugareña; de esta unión nace Juan de Osito, quien recibe la tarea de ayudar a levantar la torre, finalizando su labor subiendo una enorme piedra a la parte más alta.

 

OFICIOS

Tejedora

Las manos oran con su trabajo.

Manos mágicas dirigiendo el telar.

NIÑOS

Cuando el Mundo es un juguete y la Vida un juego.



VENTANAS

Muchacha asomada a la ventana.

Manuel, labriego.

Entre ventanas.

Mejor que la tv: mirar a los turistas.

2 thoughts on “Retratos de paso por La Jalca Grande.

Comments are closed.