Se me pide escriba acerca de un lugar especial… veamos:

Siendo un nuevo habitante de aquella ciudad, aún se mantiene ésta dinámica, radiante, divertida, lejos del concepto de rutina que la costumbre y la familiaridad generan después de largos periodos de monotonía… me interrogo con curiosidad filosófica acerca de ello.
Pienso y recuerdo… la sensación de haber perdido noción de la dirección, como de barco sin sextante, submarino sin sonar, avión sin radar, gracias a la extendida blancura de sus calles, largos y casi interminables senderos blancos relucientes, deslumbrantes… ancianas calles tan similares, no teniendo mas referencia que mis sitios inevitables: la sala de internet, la tienda de fotografía, el banco… el Parque Caldas se me presenta entonces nuevamente como trampolín a mi ruta cotidiana, incluso como punto de partida en esas tardes soleadas dedicadas exclusivamente a extraviarme, a caminar sin rumbo, sin ánimos de conocer ni de reconocer mi nueva ciudad, lienzo en blanco listo para que yo lo descubra a mi parecer, según el horizonte mas alto de mi visión, para llegar a alguna parte, cualquier parte, a ese sitio, esos sitiecitos especiales que sólo yo y pocos como yo entendemos, valoramos y disfrutamos.

5
A veces las personas son como un lugar…

A veces las personas son como un lugar, para llegar, para vivir, para estar… a veces las personas hacen el lugar, pero por lo general los lugares indican que hacer, idea tan vieja como ingeniosa, y es ese el delicioso misterio a descubrir, misterio que no deja de estar ligado con los hilos que en el telar del tiempo labran concienzudamente ese esquivo llamado destino.

2
…a ese “donde” acuden los alguien a labrar en sinfónica armonía ese algo que llamamos urbe…

No siempre es un alguien, por lo general es un “donde”. Y a ese “donde” acuden los “alguien” a labrar en sinfónica armonía ese algo que llamamos urbe, la gente y sus relaciones.

3
…cada ciudad ofrece y se engalana en presentar su lugar cumbre, símbolo del alcance de sus ideales.

No es fácil ubicar un punto exacto el mapamundi sin tener la visión panorámica del globo en su totalidad, por lo cual los puntos elevados no lo son solo por sus atributos topológicos, sino que guardan una extraña relación entre aquello que los grandes alguna vez llamaron visión, lo cual es causado por esa capacidad de abarcar grandes extensiones de vida. De la misma forma en que el Arjuna de la India Milenaria pide a su cochero lo lleva al centro del campo de batalla para poder contemplar mejor la magnitud del ejército enemigo, la situación de los bandos respecto al terreno, la incidencia solar, clima y demás, cada ciudad ofrece y se engalana en presentar su lugar cumbre, símbolo del alcance de sus ideales, de la cosmovisión local.

4

Es fascinante pues el resultado que deja en mi capacidad de entender la ciudad una visita casual al Morro, a las Tres Cruces, a los piel de quienes se despliegan las blancas hileras cargadas de tiempo y tiempo, desvaneciéndose a lo lejos en refugios tipo difícilmente identificables como auténticos de cualquier parte, pues todas las partes los tienen, que a su vez se disuelven en cordillera, en donde la sensación se nutre de pregunta, y de un leve sabor a “afuera”… la vitalidad de sus calles, esa retícula insonora, rítmica y pausada que contiene y administra el caudal de mentes que a diario labran sus cada vez mas hondos surcos, dentro de los cuales germinan a cada instante frutos repletos de respuestas y posibilidades, esperando ser devorados en festín filosófico-gastronómico por mi alma radiante de curiosidad, que se pregunta a diario por el significado de este lugar.

1

Popayán

Texto: 2003
Fotos: 2006

One thought on “Acerca de: algún lugar.

  1. Una descripcion muy poetica y adornada, muy importante para ti. Me llama la atención la composicion y desenfoque de la ultima foto. Un besito

Comments are closed.