Me gustó encontrar estas tomas e interpretarlas con mi visión actual. La mirada cambia pero el corazón permanece intacto.
Que bueno que la fotografía también sirve para conservar la memoria. En el 2005 mi cámara digital era una sony p52 que después cambié por una Mamiya que por cierto a la fecha todavía tiene un carrete de película con 4 exposiciones disponibles.
El tiempo pasa muy rápido, ya casi no recordaba las caminatas por los paisajes infinitos de Nariño, en una época muy feliz de mi vida, entre otras cosas por las personas con las que compartí retos increíbles, aprendizajes sin igual y amor por la Tierra.
Back to Top